Blog

Magritte contra Magritte. Bienvenidos a lo posible

  |   Diseño Gráfico, Inspiración   |   2 Comentarios

 

Magritte contra Magritte. Querella de los signos y las imágenes es el título de la conferencia que Luis Puelles Romero, profesor titular de Estética y Teoría de las Artes de la Universidad de Málaga, dictó el martes 26 de enero con motivo de la segunda jornada de Arte LOVE Cartel, curso monográfico organizado por el Museo Carmen Thyssen de Málaga al hilo de la exposición Carteles de artista. De Toulouse-Lautrec a Jeff Koons.

 

LUIS-PUELLES-ARTE-LOVE-CARTEL-MUSEO-THYSSEN-UNO-WEB

 

Ante nosotros se extienden, por lo menos, cien mil caminos diferentes por donde adentrarnos en el frondoso y torrencial bosque de ideas que el profesor Puelles desplegó alrededor de René Magritte y la imagen publicitaria. Somos un estudio de diseño gráfico, nuestro día a día transcurre entre imágenes: imágenes que analizamos, destripamos, dibujamos, vectorizamos, aniquilamos… Ante el imponente despliegue de materia teórica del profesor Puelles, nuestros ojos, inevitablemente, se detendrán sobre territorios (re)conocidos. 

 

No pretendemos llegar a conclusiones categóricas, no estamos aquí para eso. Suele decirse que el diseño debe ofrecer respuestas, por eso, como diseñadores, como creativos, somos, sobre todo, expertos en preguntas, es decir, en encontrar las preguntas adecuadas. ¿De nuevo nos acercamos a las evanescentes fronteras entre el arte y el diseño? René Magritte, que durante muchos años se vio forzado a ganarse la vida realizando carteles por encargo (como el que realizó para el Festival de Cine y Bellas Artes de Bruselas de 1947, presente en la exposición del Thyssen), zanja el asunto de manera expeditiva: «El arte aplicado mata el arte puro». Sin embargo, la paradoja a veces se disfraza de justicia poética y así, en 1965, en la cima de su prestigio como artista creador, la compañía aérea Sabena adquiere una de sus obras, Pájaro del cielo, para utilizarla como emblema publicitario de la empresa. 

 

cartel-cine-rene-magritte-WEB

 

¿Cómo han llegado los carteles publicitarios a las paredes de los museos? El cartel es incómodo desde el punto de vista de la historia del arte; pensar el cartel es una acción contranatura —dice Puelles—. Lo que hay que hacer con el cartel es comprar lo que en él se anuncia, pero ¿cómo recibir el cartel desde la teoría estética, desde la antropología del objeto cultural?

 

Una imagen es tanto más artística cuanto más resistencia ofrece a ser pensada. A partir de la segunda mitad del siglo XIX, tiene lugar lo que Puelles llama un intercambio de tentaciones: el cartel publicitario anhela alcanzar la respetabilidad del tratamiento artístico y, por su parte, la obra de arte quiere para sí el poder de la imagen soberana.

 

La comunicación gráfica jamás puede perder de vista el significado de los signos; el arte los altera, los confunde, borra sus huellas, para erigirse en imagen soberana, independiente, que solo responde a sí misma.

 

René Magritte se sitúa en esta encrucijada; escribe en 1957 que su aspiración como artista es «obtener una imagen que se resista a toda explicación y que al mismo tiempo se resista a la indiferencia». Si la imagen no se lee demasiado fácilmente, si pospone su identificación, más atará la curiosidad del espectador. La imagen publicitaria requiere de impacto e inmediatez, debe ser inconfundible, evidente; la esencia de la imagen artística es ser enigmática, y el enigma, la perplejidad, la inquietud reside en su resistencia a la explicación expoliadora.

 

LUIS-PUELLES-MUSEO-THYSSEN-WEB

 

La imagen, en cualquier de sus acepciones, nos atañe de manera absoluta. Y Magritte nos provoca: sus imágenes desautorizan lo real, lo que hay, lo dado. Magritte desobedece a la realidad y nos muestra lo posible; es una búsqueda de un sentido poético desasosegante a través de objetos cotidianos, lo que otorga, de este modo, su máxima eficacia al desasosiego. Las imágenes magrittianas son inertes criaturas de extraña pureza que han sido desprendidas de todo significado. Magritte sabotea los signos al situar objetos identificables en situaciones irreconocibles y exige del espectador una mirada de extrañeza: mirada y objeto, nada más: imagen pura. Bienvenidos a lo posible que se oculta en lo dado.  

 

pipe-de-rene-magritte-WEB

 

AUTHOR - Brigada Estudio

Brigada Estudio es un estudio de diseño editorial, gráfico y web, redacción y creación de textos y gestión de contenidos.

2 Comentarios
  • Luis Puelles | Ene 29, 2016 at 5:54 pm

    Estimados compañeros,
    en el ejercicio con frecuencia vanidoso de “verse” en google, me encuentro con vuestra entrada sobre mi confe del martes. Me alegra que os gustara y me reconforta descubrir que ha sido tan bien interpretada por vosotros.
    Saludos cordiales,
    Luis P.

Enviar un comentario