La fotografía de Vicente Tolosa

Categoría

Art, Editorial

Sobre el proyecto

Vicente Tolosa nació en Málaga en 1858 y falleció en la misma ciudad en 1930. Desarrolló su actividad fotográfica entre los años 1900 y 1918. Miembro de una familia acomodada, fue gerente de La Aurora y de la célebre textil Industria Malagueña, ambas propiedad del Marqués de Larios, lo que le proporcionó el tiempo y el desahogo económico necesarios para desarrollar con holgura su afición. Y es aquí donde reside una de las grandes particularidades de su obra: don Vicente deshace la difusa frontera que separa lo profesional de lo amateur. Si damos por cierto que un profesional es alguien que sabe muy bien lo que hace, él lo es ampliamente. En sus manos, la fotografía de temática costumbrista y marinera —sus dos grandes temas— alcanza inusitadas cotas de pericia técnica y belleza artística.

Llama poderosamente la atención lo extenso de la obra conservada, pero sobre todo, el cuidado que siempre puso don Vicente por etiquetar, catalogar y conservar sus fotografías de manera tan minuciosa, lo que nos revela una personalidad a buen seguro muy consciente de la importancia de los materiales que manejaba. Sabía qué se traía entre manos, o al menos, poseía la intuición para saber que sus fotos superaban ampliamente la categoría de mera curiosidad de aficionado.

La obra de don Vicente ha permanecido a buen recaudo en poder de Gustavo Sánchez, sobrino bisnieto del artista y conservador de su legado, quien ha pasado los últimos años restaurando y digitalizando cada una de las alrededor de 1000 fotografías que Vicente Tolosa realizó a lo largo de sus años de actividad. El trabajo de Gustavo Sánchez ha sido ímprobo y minucioso, como un miniaturista paciente, y esta dedicación y cuidado ahora comienzan a ver la luz en forma de la primera importante muestra pública de la obra de Tolosa. Se trata de una exposición de cincuenta de sus fotografías más representativas expuestas durante todo el mes de junio de 2015 en la sede del Ateneo de Málaga. Por ello, Gustavo Sánchez se puso en contacto con nosotros para que llevásemos a cabo toda la imagen gráfica de la exposición: cartelería y folletos. Finalmente, también pusimos nombre a la muestra: «Fotografía: arte y ciencia», ya que la exposición contaba con dos bloques bien diferenciados; uno, la fotografía de Vicente Tolosa, y por otro lado, la colección de cámaras fotográficas antiguas de Vicente Arroyo, coleccionista malagueño que posee una impresionante muestra de cámaras, que cubre desde los primeros daguerrotipos hasta la llegada de la tecnología digital.

Desde el primer momento, supimos que toda la imagen gráfica debía estar en función de la obra fotográfica, lógicamente. Teníamos que ser, no obstante, muy cuidadosos a la hora de elegir tipografías y situar de la manera más sencilla y correcta los bloques de texto. Aunque, de todas maneras, esa es, siempre, nuestra manera de trabajar: detectar qué elemento es el que debe soportar el peso de todo el conjunto y no perder de vista jamás los detalles.