Blog

William Morris y la revolución del diseño editorial

  |   Diseño Editorial, Inspiración   |   Sin comentarios

 

Charles Dickens está considerado el más importante escritor inglés de la era victoriana, época en la que otro inglés, algo más joven que el autor de «Historia de dos ciudades» revolucionó el arte de la imprenta y la edición: William Morris.

 

Los libros (y las revistas y los periódicos) son uno de los grandes inventos de la Humanidad, en ellos se aúnan tecnología, belleza y sentido común. El nueve de junio es el aniversario de la muerte de Charles Dickens, uno de los escritores más universalmente conocidos (lo que no significa que sea de los más leídos), creador de personajes como Oliver Twist, David Copperfield, o el señor Scrooge, el malhumorado protagonista de «Cuento de Navidad». ¿Cuánto ha cambiado el diseño editorial en los últimos doscientos años? ¿O, tal vez, no ha cambiado tanto? En cualquier caso, las novelas no eran el tomo indisoluble que hoy conocemos, sino que se editaban «por entregas» en cuadernos que resultaban más económicos para el lector, o en periódicos y revistas, como en el caso de la londinense The Strand Magazine, donde se publicaban las aventuras del detective más famoso del mundo.

tapices william morris

Las historias por entregas de Dickens adquirieron tan enorme fama en todo el mundo anglosajón que los lectores de ambos lados del atlántico esperaban con máxima impaciencia las nuevas peripecias de personajes que con creces traspasaban (y aún lo hacen) las fronteras de la letra impresa para incorporarse como seres con vida propia a la memoria colectiva. Después de las novelas por entregas llegaron las radionovelas y más tarde, las series de televisión, pero esa es otra historia.

 

William Morris es una suerte de hombre del renacimiento que se interesó por las más diversas ramas del conocimiento: la literatura, la poesía, el arte, la arquitectura, la artesanía, el diseño industrial o la política (fue el fundador de la Liga Socialista), aunque su vertiente más intensamente recordada es la de creador de una nueva manera de abordar la edición de libros. La figura de William Morris resulta gigantesca por cuanto su influjo alumbra el posterior desarrollo del diseño de libros y el arte de la impresión, además de ejercer un notable magisterio en las artes visuales, la ilustración y el diseño en general. Desde muy temprano se relacionó con los artistas del movimiento prerrafaelita; conoce a Edward Burne-Jones durante su estancia en Oxford, y a través del cual entra en contacto con Dante Gabriel Rossetti, miembro fundador de la Hermandad Prerrafaelita. Por influjo de ésta, impulsó el movimiento Arts and Crafts, «artes y oficios» (craft significa artesanía, pero también oficio, trabajo, manualidad, incluso, maña o destreza). Muy influido por las ideas del crítico John Ruskin, Arts and Crafts es un movimiento estético, y también social, que abominaba de la cada vez más imparable e impersonal apisonadora de la industrialización y reivindicada, si bien de un modo quizas romántico e inocente, una vuelta a los modos de producción artesanales propios de tiempos pasados.

kelmscott

Morris escribió poemas épicos, libros y panfletos de carácter político y social, participó en mítines y conferencias, diseñó vidrieras, mobiliario —son famosos sus diseños de tapices repletos de motivos florales y animales que posteriormente aplicó al diseño de libros—, sin embargo, su legado más logrado surge de Kelmscott Press, taller artesanal de impresión y encuadernación de libros del que se ocupó hasta su muerte. En Kelmscott Press, siguiendo al pie de la letra sus principios antiindustrial, William Morris cuidó hasta el más mínimo detalle de cada una de las piezas que salían de la imprenta, dando un giro de ciento ochenta grados a la deteriorada industria editorial inglesa de la época, enfocada únicamente en una producción masiva que dejaba de lado la calidad del producto. Desde la correcta y precisa distribución de la «mancha» impresa hasta el concepto de la doble página como unidad estética armónica, pasando, por supuesto, por la calidad de los materiales empleados, el diseño de tipos, las ilustraciones y los elegantes elementos decorativos basados en los manuscritos iluminados medievales, hicieron que Morris llevara la elaboración de libros a la categoria de arte por sí mismo, devolviéndoles su intrínseca dignidad. Lo paradójico y hermoso de todo ello es que William Morris impulsó con vigor y vehemencia hacia el futuro unos modos de hacer, pensar y diseñar basados en métodos del pasado.

william morris diseño editorial

La figura de William Morris es inmesa y apasionante, como apasionada, amena y erudita resultó la conferencia que sobre su vida, obra y leyenda, aunque centrada sobre todo en la tipografía, ofreció el profesor y «tipo duro» José Ramón Penela en la edición del 2013 de Typomad

william morris fotografia

 

AUTHOR - Vicente Ortiz

Redactor creativo, nombrador, poeta y, casi con total seguridad, uno de los dos o tres peores bailarines del mundo. Lee y escribe con cierta desenvoltura desde que era chico, por eso no puede evitar jugar con las palabras. Ha sido colaborador de prensa, ha participado en innumerables recitales poéticos, ha ejercido de gestor cultural y organizador de eventos, y es miembro de Sueltos, agrupación de experimentación escénica, con quienes ha escrito y estrenado cuatro espectáculos.

Sin comentarios

Enviar un comentario